El Cáncer - Jubilaciones

Vaya al Contenido

El Cáncer

Cáncer
El cáncer es considerado como una "enfermedad del anciano". Más del 65 % de todas las neoplasias malignas ocurre en la tercera edad, que representa solamente el 12 % de la población nacional.

Y esque el riesgo de cáncer se incrementa hasta diez veces con la edad, debido a un período mayor de de todos los factores cancerígenos y a una disminución de las defensas que ocurre con la edad.

La diferencia principal del cáncer en las personas mayores con respecto a los más jóvenes es su localización. Así, en los hombres maduros los cánceres más frecuentes son el cáncer de próstata, de colon y recto y de pulmón. En las mujeres de más de 50 años el cáncer más frecuente es el de mama, seguido del de ovario, pulmón, colón y recto.

Los hábitos de vida son fundamentales a la hora de desarrollar determinadas enfermedades como el cáncer. Algunos tipos de cáncer se producen por cosas que la gente hace. Por ello, podemos seguir una serie de buenos hábitos para prevenir distintos tipos de cáncer.

- No fumar previene el cáncer de pulmón, boca, esófago….
- Consumo reducido de alcohol para evitar el cáncer de hígado, estómago…
- Tomar adecuadamente el sol para prevenir el cáncer de piel.
- Evitar el consumo excesivo de ahumados y embutidos ayuda a luchar contra el cáncer de hígado, estómago...
- Las mujeres, autoexplorándose adecuadamente y consultando con el ginecólogo periódicamente prevendrán el cáncer de cuello uterino y de mama.
- No abusar de los azúcares añadidos a los alimentos reduce el riesgo de cáncer.
- Llevar una dieta rica en frutas y verduras evitaría un 20% o más de todos los tipos de cáncer.
- Cumplir el calendario de vacunación de la Hepatitis B nos prevendrá de un posible cáncer de hígado.
- Mantener una vida activa físicamente puede proteger, fundamentalmente, frente al cáncer de colon y de mama.
- Respete estrictamente las normas sobre exposición a sustancias cancerígenas como níquel, plomo, etc...
- Consulte a un médico si nota algún bulto, herida que no cicatriza (incluida en la boca), lunar que cambia de forma, tamaño o color u otros problemas persistentes como tos, ronquera permanente, alteraciones intestinales o urinarias, pérdida de peso...

A día de hoy, el cáncer no significa, ni mucho menos, muerte. En la actualidad muchos casos se curan, incluso en las personas mayores respondiendo con las mismas armas que en edades más jóvenes: cirugía, quimioterapia (medicamentos propios para tratar el cáncer) y radioterapia (radiación propia para el tratamiento del cáncer).

El desarrollo de la cirugía es cada vez más avanzado por lo ue el riesgo es menor incluso en personas mayores de 80 y 90 años.

Si se padecen enfermedades cardiacas o pulmonares, obesidad, o se es fumador, aumenta el riesgo quirúrgico, por lo que hay que sopesar con un especialista la operación, sin que prevalezca la edad como inconveniente y considerando bien las demás alternativas.
Regreso al contenido